La Ruta de la Leche en Lluçanès

La Ruta de la Leche

La Ruta de la Leche en Lluçanès fue un blogtrip organizado por el Consorci de Lluçanès con el objetivo de dar a conocer los productos y productores de la región. Para eso, varios blogueros e instagramers fuimos invitados a pasar un día estupendo en el mes de octubre en aquella Comarca. No sé decir al cierto cuantos blogueros éramos, lo que sé es que desde BcnTB fuimos tres Blogs y lo pasamos súper bien.

Para empezar, había dos rutas planeadas, las dos eran atractivas pero yo elegí una que comenzaba en el Soler de N’Hug y pasaba por Formatges de Lluçà . Al final todos, de las dos rutas nos encontraríamos en el Monasterio de Santa María de Lluçà para conocerlo y hacer juntos una merienda.

Soler de N’Hug

Salimos de Barcelona sobre las 09:00h y  al llegar al Lluçanès, hicimos el trayecto hasta el  Soler de N’Hug en un carro. En esta Masia encontramos la explotación ganadera tradicional, con vacas de leche y ovellas, pero también tienen cerdos, gallinas y conejos. Animales para consumo propio y también para la producción de leche, carne y embutidos para la venta, pues tienen una carnicería en el  Prats de Lluçanès donde venden los productos de la granja.

Lo primero que hicimos al llegar fue desayunar, un típico desayuno catalán, con el pan, tomate, aceite y embutidos de la finca, y claro, un vaso de leche recién extraído de sus vacas. Empezábamos de muy buena manera.

En este comedor,mientras desdayunábamos,nos contaron como empezó el negocio familiar y enseguida nos llevaron a conocer los animales.

Vimos como los cuidan, como se alimentan y también nos explicaron el proceso de extracción de la leche, que la hacen tanto manualmente como con el auxilio de una máquina, un proceso muy chulo e interesante de conocer.

El hecho de que los animales nazcan, crezcan y se mantengan con productos producidos en la propia  finca, permite que puedan asegurar un producto final de muy buena calidad.

Visitar la finca me pareció un buen programa para hacer en familia, a los niños que nos acompañaban les encantó ver los animales e incluso tocarlos.

Estuvimos un buen rato en el Soler de N’Hug, así que desde allí nos fuimos al Restaurante Cal Baumer , otro negocio familiar para descansar un poco y comer. El restaurante es un lugar con encanto y cuyo gran atractivo después de su comida casolana, es la mesa, una gran mesa donde diferentes grupos pueden compartir momentos agradables juntos. La amabilidad es otro factor a resaltar, la verdad es que es un lugar para ir sin prisas, para disfrutar.

La comida estuvo estupenda, pero la Ruta de la leche debería seguir, aún nos faltaba conocer otro lugar interesante. Nos dirigimos entonces a Formatges de Lluçà.

Formatges de Lluçà

En un entorno privilegiado se encuentra la quesería: Formatges de Lluçà, el siguiente lugar de la Ruta de la Leche que visitamos. Allí además de probar sus quesos hechos de leche cruda y de manera artesanal, tuvimos contactos con sus animales, entre ellos las cabras pirenaicas, una raza en peligro de extinción y muy apreciada por su calidad. Saber que  están involucrados en la recuperación de esta raza es admirable.  Tantos los adultos como los niños estábamos muy ilusionados y pudimos verlas sueltas y como se alimentan básicamente del bosque.

En esta quesería se gestiona el campo de manera sostenible , con pequeñas máquinas y la calidad de sus quesos derivan del control que mantienen sobre todo el proceso, que va desde su origen hasta la elaboración.

Finalizamos la visita con la degustación de los varios quesos elaborados por ellos en una espécie de mesa preparada con heno; el toque de color de los cojines y el mantel hicieron toda la diferencia. Estaba precioso.

 

Fue un momento de relax, de integración y claro, de sabores, muchos sabores. Fue la primera rez que probé el Tupí, un queso blando de leche cruda de cabra elaborado con aguardiente y perfecto para comer con tostadas.

También es posible comprar sus quesos allí mismo.

La Ruta llegaba al final, pero aún nos esperaba la visita guiada por el Monasterio Románico de Santa María de Lluçà. Impresionada, es como me quedé al ver tanta belleza e historia. Imposible no fijarse en llos detalles de la puerta o en las pinturas del altar. Una visita imperdible.

Como comenté al principio, en la iglesia nos reunimos los grupos de las dos rutas. Camentamos nuestras impresiones sobre las experiencias que tuvimos y finalizamos el paseo con una merienda estupenda, preparada con productos de los diferentes lugares que visitamos en Fonda Restaurante La Primitiva.

Muchas Gracias,Consorci de Lluçanès por la invitación, por poder conocer esta comarca tan bella y por el privilegio de ver de cerca la producción de productos de tan grande calidad. Me encanta el contacto con los productores, conocer su historia, saber como preparan sus géneros. Catalunya es una Comunuidad rica en la producción de artículos gourmet, y poder dar a conocerlos es un placer.

Además de la Ruta de la Leche, hay también la Ruta del Pan y mucho por ver y descubrir en el Lluçanès. Viva esa experiencia también.

#lluçanes #rutallet

 

Nos vemos en el Próximo Post.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario